miércoles, 28 de septiembre de 2011

El Corral de los Indios

El Corral de los Indios, o Plaza Ceremonial Taína, o Centro de Atracción Prehispánica, es el monumento precolombino más grande e importante de las Antillas, enclavado en el centro de isla de Santo Domingo, en el municipio de Juan de Herrera, provincia San Juan, en la región Sur del país,

Localizado a 5 km al norte de la ciudad de San Juan de la Maguana, el Corral de los indios se considera que está en el mismo centro de gravedad de la isla de Santo Domingo. Es de forma circular con unos 235 m de diámetro y en el centro tiene una piedra grisácea más o menos fusiforme de aproximadamente 1.50 metros de longitud con una cara tallada en bajo relieve en uno de sus extremos.

Esta perfecta circunferencia de piedras se mantiene casi en su estado natural, a no ser por los intrusos que penetran constantemente a violentar este lugar sagrado de nuestros aborígenes, en donde se concentraban a realizar sus fiestas, areitos, a honrar a los dioses y a celebrar las diferentes estaciones del año según algunos apuntes históricos de la época de la colonia.

La plaza Ceremonial Taina o Corral de los Indios, ha permanecido por cientos de años conservando parte de su originalidad y aunque se ha perdido la calzada de piedras que va hasta el Río San Juan en el Oeste,

Cuenta la leyenda que en la piedra que se encuentra en el centro de la Plaza, se sentaba la reina Anacaona a contemplar los juegos de pelotas o batey y las danzas colectivas o areítos, y que cuando terminaban sus ceremonias los indios bajaban por la calzada a bañarse al río. Al respecto, señalan algunos investigadores que Anacaona nunca se sentó en esa piedra o monolito, debido a que en esa época se encontraba en posición vertical, no horizontal como se encuentra actualmente; en segundo lugar, que la calzada no terminaba en el río, sino que continuaba y llegaba hasta Hato del Padre, antiguo hato de don Francisco de Valenzuela, donde vivieron el Cacique Enriquillo y su esposa Mencía, en el lugar donde se encontraba el pueblo del cacique Caonabo, quien junto a Anacaona, bajaba con todos los indios del poblado siguiendo la calzada hasta la Plaza Ceremonial a celebrar sus areítos.



















3 comentarios:

  1. gabriel jaime ruiz lopez16 de octubre de 2011, 6:16

    Muy interesantes los articulos. Y cuando vamos a conocer mas acerca de Anacaona y Caonabo?

    ResponderEliminar
  2. Muy buen articulo pero que verguenza y pena me da que no respeten un monumento que debe ser tan valioso para el pais. Restan tanto valor a la pagina colocando una foto de un señor sentado sobre una piedra tan importante. Ese monumento deberia de estar bien cuidado y con cierta restrinccion. Despues son los primeros que quieren defender a su pais cuando no lo valoran tanto como el ignorante como se sento como el inutil que se atrevio a insultar a tal monumento publicando esa foto en una pagina donde hablan de la importancia que tiene.

    ResponderEliminar